El director de la División de Investigación y Desarrollo Tecnológico del Instituto Tecnológico de Canarias, Gonzalo Piernavieja Izquierdo ha enlazado su conferencia con la intervención de José Jiménez precisamente con una reflexión sobre la energía y el agua y la necesidad en Canarias de maximizar la eficacia del uso de estos recursos. Sobre la situación de las islas, Piernavieja a destacado una serie de dificultades: la escasez hidrológica, que en algunas de ellas tiene características similares a las desérticas; la filtración del agua al ser el terreno volcánico y la sobreexplotación de los acuíferos. Sin embargo. Piernavieja ha destacado que Canarias es un ejemplo en cuanto a la eficacia del uso del agua, ya que, si en la península el consumo es de más 200 litros por habitante y día de media, en Canarias es de 150 aproximadamente.

Además, este especialista ha señalado que “Canarias es un referente en agua desalada, un laboratorio tecnológico en esta materia”. “De hecho”-ha añadido-“la primera planta de agua desalada instalada en Europa fue la de Lanzarote, en 1964”.
El especialista del ITC ha reflexionado también sobre la regeneración de aguas residuales para riego y agricultura que, en Canarias, cuenta con muchos años de experiencia, “aunque se enfrenta a los retos normativos europeos que cada vez bajan más el número de habitantes obligatorio para depurar el agua”. Además, Piernavieja ha comentado que “todavía los agricultores se resisten a utilizar aguas residuales regeneradas para los cultivos”.