José Jiménez ha mostrado un vídeo en el que el agua va desplazándose al mezclarla con otros líquidos para iniciar su conferencia, en la que está aportando diferentes datos curiosos sobre las distintas soluciones acuosas que a diario utiliza nuestra sociedad, como que tiene una gran potencia disolvente que nos ayudan en la digestión, aunque no tenga valor nutritivo alguno. Este experto ha mostrado también imágenes de la cristalización del agua de nieve que adoptan curiosas formas y ha destacado que el punto de ebullición en 100º del agua no corresponde a las leyes de la química, un valor que la presión modifica para, por ejemplo, si estuviéramos en el pico del Teide bajar a 85º.

Jiménez ha comentado que el agua dulce directamente aprovechada por el ser humano es en al actualidad menos del 2% del recurso total. Por tanto, “en el mundo no hay escasez de agua y sobra, es un bien itinerante susceptible de distintos usos, lo que pone en relieve la necesidad de no gestionarla como un recurso agotable”. Este especialista ha añadido que las dificultades no están en el recurso sino en su gestión y en las inversiones.