María Dolores Camalich Massieu ha pedido a Hanns-Dietrich Schmidt su opinión sobre qué acciones podrían llevarse a cabo en relación al Espacio Cultural de El Tanque en un entorno en el que “el patrimonio histórico se caracteriza por su fragilidad”. Este especialista alemán se ha mostrado muy sorprendido al saber que este espacio no está reconocido en los planes urbanísticos y ha destacado la importancia de abrir el espacio a diferentes artistas, que encontrarán un ambiente especial y una buena acústica porque, según su experiencia, esto consigue atraer a la población local y a los turistas.

Varios asistentes han coincidido en señalar que la gestión política interviene a la hora de decidir qué se conserva y que no, de espaldas, en muchas ocasiones a movilizaciones ciudadanas. Dolores Calimach Massieu ha comentado que “en muchas ocasiones la sociedad va por delante de las actuaciones públicas y en muchas ocasiones las personas interesadas en la preservación del patrimonio se encuentran con una legislación que ha quedado obsoleta”.