Joan Rieradevall ha expresado la necesidad de trabajar profesionales de diferentes disciplinas de manera conjunta a la hora de diseñar productos o servicios desde el punto de vista ecológico. El profesor de la UAB ha explicado lo que significa la “norma ecodiseño”, una certificación que está siendo utilizada por arquitectos y no por diseñadores. Como estrategias posibles ha destacado la eficiencia de los productos y la reducción de componentes, la eliminación de compuestos tóxicos, la reducción de volumen y minimización de peso y el ahorro de energía o las mejoras de mantenimiento, entre otras acciones. Rieradevall ha insistido, además, en la necesidad de “pensar en todo el ciclo de vida del producto”. Este especialista ha mostrado diferentes ejemplos de productos de ecodiseño y, entre ellos, la planificación de un campo de refugiados, donde se tuvieron en cuenta aspectos, por ejemplo, como los colores, del que depende que se acumulen más o menos insectos o el aprovechamiento del embalaje que contiene la ayuda humanitaria.

Sobre la situación del ecodiseño en España, este investigador la ha calificado de “deplorable” y ha remarcado que “en un contexto de crisis como el actual es más necesario que nunca”. Para implantarlo, Rieradevall ha apuntado la necesidad de crear un equipo, llevar a cabo un ecobriefing del que se obtengan propuestas, implantarlas y evaluarlas.