Nebras Turdidae nos habla “de lo imprescindible que es la cultura para construir al ser humano a nivel de desarrollo emocional, de desarrollo de la inteligencia, de desarrollo comunicativo, de identidad individual y colectiva, para favorecer la independencia personal y evitar la manipulación social. Teniendo además la capacidad de ser transmisora de conocimientos y experiencias que la convierten en un canal conductor de los valores humanos, como por ejemplo la empatía”.