Federico García Barba ha señalado cuáles son los mercados de trabajo en los que pueden encontrar su lugar los arquitectos que en estos momentos se encuentran en paro. García Barba ha alertado “que los más preparados están emigrando de las islas”.

Entre los nuevos ámbitos, García Barba ha incluido la regeneración y rehabilitación de la planta alojativa turística y de la edificación residencial obsoleta; la eficacia energética en al construcción; la planificación de la ciudad y la gestión urbanística en los usos del suelo; la construcción de nuevas dotaciones públicas y la mejora paisajística de los entornos urbanos, así como la gestión de inversiones y asesoramiento empresarial en el sector inmobiliario.
El presidente de la Demarcación de Tenerife del COAC ha puesto sobre la mesa también las debilidades profesionales del sector, como al escasa especialización, la extrema fragmentación de los equipos y la falta de organización empresarial y capacidad financiera. Entre las ventajas, ha situado la alta calidad artística e imaginativas de las propuestas arquitectónicas, el conocimiento profundo del sector de la construcción como aval europeo de calidad, capacidad de trabajo contratada, tanto en proyectos como en desarrollo técnico y la experiencia en la interacción con otras especialidades.
García Barba ha comentado que la mayoría de profesionales tienen que pensar en exportar la arquitectura canaria, para salir de esta situación de crisis. Como ejemplos, ha puesto los casos de Oriol Díaz en Shangai, Andrés y Francisco Piñeiro en Egipto, Gesplan en Cabo Verde, María Nieves Febles en Mauritania y Araceli Raymundo en Senegal, entre otros. Hay, por tanto, “importantes ámbitos de oportunidad en Europa y los países de la costa occidental africana, ante un mercado local, en Canarias, que está muerto”, ha concluido García Barba.