Rafael Castellano Brito, director de GesPlan, ha comenzado por analizar “una situación actual compleja, de la que se pueden extraer algunas conclusiones que nos ayuden a conseguir un futuro más optimista”. Castellano ha partido de la base de una realidad en la que el entorno vital, desde el punto de vista ambiental, necesita restaurarse al encontrarse en una situación de riesgo. Este hecho, junto con la crisis económica, ha despertado luces de alarma.

En Canarias, tal como explica este experto, “la insularidad y la lejanía ha añadido un factor de complejidad a la ya de por sí difícil situación, con la conclusión de un aumento alarmante del paro en las islas”. Un elemento añadido, según Castellano, es que la economía de las islas depende del sector servicios, porque supone la base de su economía, con un 71% del PIB, mientras que “en otras regiones con economías más diversificadas tienen más herramientas para superar situaciones adversas”. Pese a ello, según el gerente de Gesplan, la industria turística ha pasado a segundo plano y ha primado el sector de la construcción, “lo que nos ha hecho más débiles ante la crisis actual”. Para Castellano, “Canarias tiene que seguir apostando por sus fortalezas principales: su clima, su naturaleza y su estabilidad social, vinculado al sector servicio como motor principal”.